Salvan la vida a un bebé un Guardia Civil recién titulado y una compañera en prácticas

«La madre me dio al niño y me dijo: ‘No respira. Se me muere’»

Todo ocurrió sobre las 21.45 de la noche del viernes, cuando en el acuartelamiento de la Guarida Civil de Cambre, en O Temple, en la provincia de la Coruña, estaban realizando el cambio de turno. De repente, los Agentes escucharon gritos en la calle y vieron por las cámaras a una señora corriendo con un niño en brazos. Lo primero que pensaron es que se trataba de un robo y enseguida se dirigieron a la entrada y abrieron la puerta. Adrián, un Agente recién titulado que entraba de Guardia por la noche, recuerda su sorpresa cuando la mujer le entregó a su bebé y le dijo: «No respira. Se me muere». El pequeño, de tan solo once meses, «estaba pálido, con los labios morados, los ojos en blanco y muy caliente».

De inmediato, él y su compañera de prácticas, Estefanía, despejaron la mesa de un despacho e intentaron tomar las constantes vitales al pequeño. «»¿Respira?», le pregunté a mi compañero. «No», me dijo. El niño estaba rígido, con la vista perdida, parecía un muñeco», recuerda Estefanía.

Con la ayuda de otro Agente comenzaron a aplicarle maniobras de reanimación cardio pulmonar (RCP), «masajes con con dos dedos, como nos enseñan en la academia, porque la RCP en niños no se hace como con los adultos», explica la Guardia Civil en prácticas. Y «al poco tiempo, el bebé dio una bocanada de aire, comenzó a respirar y enseguida empezó el llanto», recuerda Adrián. 

Fueron segundos los que el niño estuvo en shock. «Pasó muy rápido, no podría precisar cuánto tardó en reaccionar, pero la verdad es que nos dio tiempo a pensar de todo. Pensabas: «¡Vamos, que tú puedes, pequeño!», así estábamos», cuenta Estefanía, que recuerda cómo se aferraba la criatura a Adrián cuando empezó a recuperarse. «Lo agarró fuerte y no quería soltarle la manita. Y mi compañero tampoco quería soltarlo, claro», explica.

Desde la Guardia Civil indican que el bebé se había quedado inconsciente debido a una subida intensa de fiebre, posiblemente debido al hecho de que por la mañana había recibido la dosis de recuerdo de una vacuna. La madre del niño explicó que por la tarde había empezado a subirle la fiebre y que, a pesar de los antitérmicos que le administró y los baños en agua templada, no consiguió controlarla. Asustada al ver que su hijo no reaccionaba y tenía espasmos en la cuna, su primera reacción fue llevarlo al cuartel de la Guardia Civil de Cambre que lo tenía enfrente a su domicilio.

Adrián indica que todo ocurrió muy rápido y que mientras él y Estefanía se ocupaban del bebé y su madre, los compañeros hicieron una llamada telefónica al COC (Centro Complejo de Coordinación) de la comandancia de la Guardia Civil de A Coruña para informar de la situación y para que enviasen de forma urgente una ambulancia. Mientras no llegaba el apoyo médico, Adrián siguió las directrices que le marcaba una doctora a través del CIAE 112 Galicia. «La ambulancia llegó enseguida. No sé cuánto tiempo tardó exactamente, pero si todo comenzó sobre las 21.45, a las 21.55 ya estaba aquí», comenta. Los sanitarios de la UVI móvil que acudieron al cuartel realizaron una primera exploración al menor y lo trasladaron al hospital Teresa Herrera, donde quedó ingresado.

Adrián reconoce que fue «un susto muy gordo», sobre todo porque el niño, inicialmente, no reaccionaba a la RCP. «Llegamos a pensar que no salía pero, por suerte, todo quedó en un susto», incide. A toro pasado, ahora reconoce que les sorprendió la reacción de la madre al llevar a su hijo al cuartel. «Podría haber llamado al 061, pero vino aquí porque sabía que podríamos ayudarla. La verdad es que llegó muy nerviosa e, incluso, temimos que se cayera desmayada al suelo», recuerda.

Estefanía tuvo que ocuparse de ella mientras empapaba en agua fría un rollo de papel, sudaderas y todo lo que encontraba de utilidad por el cuartel para bajarle la fiebre al niño. «El equipo funcionó. Nos miramos, mi compañero miró a la madre y nos entendimos al momento. Mientras él atendía al niño, que pronto empezó a moverse y fue recobrando el color, yo me ocupé de la madre, que estaba muy ansiosa, normal», señala la joven.

«Cuando reaccionó, vimos que le comenzaba a bajar la temperatura y que ya estaba mejor, intentamos estimularlo jugando con él. Pero al momento ya llegaron los sanitarios», explica Adrián. El padre del bebé también se presentó apresuradamente en el cuartel de O Temple porque, según relató, su mujer le había llamado por teléfono y, de forma muy escueta le informó de lo que estaba ocurriendo. «Se nos muere el niño», le dijo. El hombre fue directo para casa y se encontró con la puerta del domicilio abierta y el móvil de su mujer tirado en el suelo. «Salí a la puerta del cuartel y vi a un hombre desesperado dando vueltas. Ya supuse que era el padre», cuenta Estefanía. La otra hija de la pareja, que tiene 4 años, casualmente no estaba en ese momento en el domicilio familiar. 

En la mañana de este sábado, el jefe del acuartelamiento se puso en contacto con los médicos que estuvieron tratando al niño y le confirmaron que estaba en perfecto estado, por lo que le habían dado el alta. Poco después, el matrimonio se acercó a la sede de la Guardia Civil en O Temple, junto con el niño, para agradecer el servicio prestado. También los servicios médicos «resaltaron la buena labor llevada a cabo por la patrulla en los primeros auxilios prestados al menor», indicaron desde el Instituto Armado. «Todos los compañeros nos felicitaron por haberlo resuelto bien y en equipo, que es como trabaja la Guardia Civil. Nosotros somos los más novatos. Adrián acabó las prácticas este año, es profesional desde marzo y actuó de maravilla. Y yo aún empecé las prácticas el 19 de julio, así que hasta el verano que viene no seré profesional», explica Estefanía, recién llegada pero con tanto mérito ya.

Ser Policía

Check Also

La supresión de la sedición supondrá la liberación de los presos marroquíes de la ‘patera aérea’

Los abogados de los 22 inmigrantes que se fugaron de un avión tras forzar su …

Un menor de 15 años muerto y un joven herido grave al ser tiroteados en un nuevo incidente entre bandas latinas

El agresor atacó sin mediar palabra al fallecido y a su acompañante que estaban sentados …

Detenido un marroquí de 35 años por violar a una niña de 13 años en Mallorca

El agresor abordó a la niña el pasado viernes cuando iba al colegio, la llevó …

Más de 100 inmigrantes subsaharianos y magrebíes entran en España en menos de 24 horas

Primero fue una embarcación la que fue avistada cerca de Fuerteventura, mientras que esta madrugada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *